Derivación biliopancreática

"La derivación biliopancreática con sus diferentes técnicas o variantes está indicada en pacientes con obesidad extrema o superobesos"

Derivación biliopancreática

La derivación biliopancreática es una técnica o conjunto de técnicas fundamentalmente malabsortivas que se indican a pacientes con un mayor grado de obesidad o trastornos metabólicos de difícil control.

En este grupo de procedimientos se modifica el proceso normal de la digestión por medio de la reducción del tamaño del estómago y una derivación de los alimentos para que sorteen parte del intestino delgado de modo que se absorban menos calorías de los alimentos ingeridos.​
 

Debido a la complejidad de este procedimiento y los posible efectos secundarios de la malabsorción (heces abundantes y blandas, flatulencia, hipovitaminosis entre otras) esta cirugía se reserva para pacientes que tienen una obesidad extrema y que no han podido bajar de peso de otra manera. Una obesidad extrema o grado IV significa tener un IMC (índice de masa corporal) de 50 o superior.

La derivación biliopancreática clásica o técnica de Scopinaro fue la primera descrita de este tipo. Posteriormente se hicieron varias modificaciones a la técnica original y se añadieron otras variantes que se realizan a día de hoy con muy buenos resultados como lo son:

  • La Derivación biliopancreática clásica o técnica de Scopinaro, se realiza extirpando una parte del estómago. El resto del estómago se conecta a la porción inferior del intestino delgado (en Y de Roux) derivando los alimentos ingeridos para que se limite la cantidad de nutrientes absorbidos.

  • El Cruce duodenal, se lleva a cabo extirpando una porción distinta del estómago realizando una gastrectomía tubular o vertical con preservación del píloro (válvula que controla la salida del alimento del estómago) para posteriormente evitar la mayor parte del intestino al conectar la porción final del intestino delgado con el duodeno cercano al estómago.

  • El SADI-S, nombrado así por sus siglas en ingles (Single anastomosis duodeno–ileal bypass with sleeve gastrectomy), es decir, un bypass duodeno-ileal, con gastrectomía tubular o vertical, es en realidad una cirugía de cruce duodenal modificada y simplificada. En esta técnica solamente se necesita una anastomosis, es decir, una sola conexión, lo que reduce el tiempo de la cirugía y la complejidad de la intervención.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El cambio de tamaño del estómago y el re-direccionamiento del intestino están diseñados para hacer que el paciente consuma cantidades más pequeñas de alimentos y no absorba completamente todo lo que ingiere.

Debido a que la comida va a entrar en contacto con una porción menor de intestino, una buena parte de los elementos nutritivos y calóricos de los alimentos no serán procesados o absorbidos. La derivación biliopancreática permite a los pacientes con obesidad extrema perder peso más rápido y mantenerlo en el tiempo. 

¿Qué personas podrían beneficiarse de una Derivación biliopancreática?

  • Mujeres y hombres con obesidad asociado a otras enfermedades de difícil control (diabetes, hipertensión, colesterol alto, apnea del sueño, artrosis entre otras).

  • Personas con obesidad extrema o un IMC mayor a 50.

  • Pacientes con obesidad en quienes otras técnicas bariátricas estén contraindicadas.

  • Mujeres y hombres con obesidad en quienes otros procedimientos quirúrgicos bariátricos hayan fallado.

¿Qué ventajas tiene la Derivación biliopancreática?

  • Este procedimiento se realiza con incisiones mínimas dejando cicatrices muy pequeñas.

  • La cirugía es realizada con una técnica mínimamente invasiva que permite una reducción en el tiempo de hospitalización y recuperación más rápida.

  • En el caso del cruce duodenal y el SADI-S se reduce la posibilidad de reflujo alcalino en un gran porcentaje de pacientes ya que al preservar el píloro, la bilis no puede subir al estomago o esófago y lesionarlo.

  • Los resultados de más de 70% del exceso de peso perdido en el primer año después de la cirugía avalan esta técnica.

  • Durante el procedimiento no se colocan dispositivos o prótesis (como la banda o el balón) que posteriormente haya que vigilar o retirar.

  • Mejor control o remisión de enfermedades metabólicas como diabetes, hipertensión, colesterol alto, artrosis, apnea del sueño en pacientes con obesidad extrema.

Estamos para resolver todas tus dudas

©2018 por @cirugiasteiner.

Logo_Blanco.png
  • Facebook
  • Instagram
  • LinkedIn
  • Twitter